sábado, marzo 31, 2007

Muerte Roja

El teléfono sonó por sexta vez cuando Muerte Roja se levantó de la cama y atendió llevándose perezosamente el auricular al oído. La rimbombante voz de un adolescente intentaba venderle un seguro de vida. Muerte Roja gruñó y le colgó el teléfono cortantemente.
Ante la atónita mirada de sus compañeros de trabajo, Juan Pérez caía muerto sobre un charco de su propia sangre, desangrado por la oreja derecha, dentro de su cubículo, al fondo de un piso de oficinas en pleno micro centro.

10 comentarios:

Socram dijo...

Muerte Roja siempre implacable

Mateo dijo...

Implacable siempre. Y el subcomandante Zappa tambien se las trae.

2046 dijo...

Está siguiendo la saga de Muerte Roja, el inmisericorde.
Vuelvo para seguirle el rastro.
Ah, el subcomandante Zappa... draaaaaam


usted tiene una mente exstrañísima.

Arielita Barcos dijo...

Mirá! un blog argentino con foto yanqui, un nombre francés, y una frase francesa argentinizada. Decime si no es una pegada mandar a un blog así en avión a México a por genios nacidos en Baltimore y de ascendencia siciliana, griega, árabe, francesa, irlandesa y alemana? Algo bueno tenía que pasar, y pasó.
Viste, te firmo con dislexia pero me molesta firmar posts anteriores.
Bueno, me alegro de tener nuevos comensales en la mesa, sólo será cuestión de agregar unos palitos chinos para usted.
Yo te devuelvo los honores agregándote con gusto a mis links mentales pero no reales porque no sé toquetear esas cosas.
Me voy a ver qué es eso de 2046

Mateo dijo...

La repentina aparición de no uno, sino dos relatos, me había generado espectativas. El subsiguiente silencio me asusta. Una de vaqueros?

breton dijo...

Con las cosas que estoy publicando ultimamente...
Mejor me dedico a la lectura...hasta que salga algo naturalmente de esta mente contra natura.

LeLuZ dijo...

bueno hasta que al fin, luego de un año y algunas que otras semanas se me aparece el mail de una de las personas integrantes de las tardes cinematográficas; vale destacar que casualmente el otro día (jueves ) estuve por decirte -tenés mail? pero bueno, se ve que la escena del acorazado me volvió a dejar demasiado atónita como para pensar en un mail o en cualquier otra cosa.
creo que se debe repetir el cine y cervezas, como aquella tarde de Lugones y una peli llamada "mi amigo americano"

en fin, es un gusto Tobias.

adeus!

50/50: Well, my dandruff is loose
An' my breath is chartreuse
I know I ain't cute
An' my voice is ka-poot...

breton dijo...

Se repetirán siempre el cine y las cervezas.

Socram dijo...

Yo quiero más cerveza...
¡Cantinero! ¡otra ronda!

Mateo dijo...

Dale,Breton, gustamos de tus relatos. Escribite algo. Uno de vaqueros?